Historia de la Semana Santa de Híjar

Luís Fernández de Heredía, IV Duque de Híjar, encargó en 1519 a la Orden de los Franciscos la organización de la Semana Santa con la intención de que dejase de ser una reunión anárquica y de convertirla en una celebración cristiana.

Los habitantes salían durante estos días con sayal negro, la cara tapada y tocaban cualquier objeto que hiciera ruido, sobre todo calderos. Los Franciscanos suprimieron todos los elementos ruidosos, excepto los tambores, que se debían tocar con túnica negra y capucha que cubriese la cabeza. Esta organización se mantuvo hasta 1834, año en que se formó la Venerable Orden Tercera de San Francisco, que asumió la preparación de la Semana Santa.

En 1936, con el inicio de la Guerra Civil, se destruyó la mayor parte de la imaginería de la Semana Santa y se suprimieron las celebraciones. Al finalizar, la tradición se recuperó poco a poco, y con la ayuda del grupo artístico todo volvió a la normalidad. A partir de 1965 se empezaron a celebrar los concursos de tambores y bombos.

Origen de Romper la Hora

La tradición hijarana que marca la diferencia respecto al resto de pueblos que tocan el tambor es, sin duda, el momento de Romper la Hora. Un acontecimiento que se remonta al siglo XVI, en el que los antiguos hijaranos rompían la hora en el Cabezo de la Cruz.

El momento mágico tiene lugar a la media noche, con la luna llena sobre el cielo hijarano y miles de túnicas negras, portando tambores y bombos. Todos estos elementos se conjuran en un instante único e irrepetible, de tensión contenida y de atávico misticismo, que hacen de ese instante una experiencia casi mística.

Images & Galleries

Gallery

Fullwidth Gallery

With custom gutter width

Image styles

Gradient overlay
Tilt hover effect
Overlay & Tilt